Prosa (finlandia) rota XI

Quién soy yo

para ser tan feliz

y hacer tanto daño.

Las golondrinas ya no pasan por mi ventana

a pesar de ser siempre primavera

aquí adentro.

Aquí.

Tras la ventana.

Solo quiero un sofá

llorar

aquí o allá

en unos brazos

o unos dedos que sepan bailar.

Pasar calor

y congelarme de frío

aquí o allá

en una cama

que no es mía.

Besar

o no

Dormir

o sí

me da igual

pero aquí o allá

en una bahía.

Anuncios

Prosa (finlandia) rota X

Las lágrimas recorren las olas

de un océano que ojalá no tan infinito

a veces.

Ser triste

estando feliz

se puede

Y mirarte con los ojos cerrados

los pulmones abiertos

y el corazón dando tumbos

también.

Lo que no;

dejarlo para más tarde

porque el tiempo es

oro

pero sobre todo

polvo

que se pudre

en

un

sus

pi

ro.

IMG_9423

Prosa (finlandia) rota IX

Ay, el amor

l’amore, ¿dónde estás?

 

La liberté

o mariposas frágiles creyendo ser libres

en frascos de cristal.

Buscando la escapatoria de una cárcel

de porcelana

quebradiza

sin intersecciones

ni desvíos.

Solo una dirección

solo un punto fijo

al horizonte.

 

Y a todo esto lo llamaremos amor

y libertad

para ser

todo

lo que habían querido que seas.

Porque quién eres tú para decidir quién eres

si no más que un número

que se empareja con otro

en un botecito lleno de luces

que solo saben dar sombras.

 

Ay, el amor

l’amore

l’amour,

¿acaso no eres más que una mariposa

con todo un campo de flores a las que sonreir?

Serie 23423 (1 de 1)-13.jpg

 

 

Prosa (finlandia) rota VIII

Me quedo a dormir en unos brazos

y a flotar en medio de un estanque francés

de un jardín japonés

como un nenúfar de Monet

pintado en unos ojos

que quieren entrar adentro

de ti

y los tuyos de mí.

Sol naciente

tu sonrisa

una impresión

una mancha sobre otra mancha

negros que son las doce tonalidades a la vez

blancos que no existen

que son silencios en un pentagrama

o un lienzo sin pintar.

O la música o la pintura

o tu boca o la mía

Todo tan cerca

Que yo ya

No sé.

Dísparame, quiero vivir.

Prosa (finlandia) rota VII

Mojados

en un jardín seco

calado

sin huesos.

Escondidos bajo un pentágono oculto

de una ciudad que nos hemos inventado.

¿Alguien sabe llegar hasta aquí?

— decidme que no.

 

Yo solo vine a por las flores

a despedazarme en una orilla

de una cama

(la tuya, la tuya)

que todavia no existe

(porque no estoy)

 

Bonito tu cuerpo

por dentro

cuando hace crecer rosas

rojas sin espinas

donde la luz no llega.

Sol y lluvia

re sostenido y bemol

azul y amarillo

verde

primavera.

04082017-IMG_2136

Prosa (finlandia) rota VI

Todo acaba cuando la libertad es presa

de unas manos que creemos nuestras.

Todo acaba

donde empieza una boca

que no dice nada

Pero para qué

si los ojos.

Todo acaba

donde empieza un abrazo

las clavículas huecas

las cabezas rotas

o al revés.

Solo depende de

si

contigo o sin mí.

Todo acaba donde

quién sabe

qué rizo

olvidé mis bersos

y mis telarañas.

Todo empieza

donde acaba un sofá que camina

solo

sin huellas a quien perseguir

ni sombras a las que juzgar.

Todo empieza en las esquinas

donde terminan tus fronteras

que ojalá sin ellas

todos

libres por fin.

Prosa (finlandia) rota V

El amor se hace dándolo

en un café amargo

sin azúcar

pero con muchas palabras.

O en una habitación sin luz

con la tuya.

Y tu lengua conjugando mil verbos

mi oreja siendo reloj

blando de un Dalí que se desvanece

pero se queda quieto porque

Qué es un minuto.

Y la ropa en el suelo

con el pijama puesto

los calcetines bailando

y un alma volando.

Cosquillas en el brazo

y las palabras enredadas en tu pelo

la única piel que nos acariciamos.

Con que desnudarse era esto

y no aquello.

Y un minuto eres tú

blanco

negro

O un gris inmenso.